Programas de Radio 2016 Segundo Semestre

 

Descargar Nombre Escuchar Duración
download Despedida Fin de Año
Diciembre 31. Hoy estamos despidiendo el año con un corazón agradecido por todas las bendiciones que el Señor nos ha dado. Con la alegría de saber que Dios nos acompaña porque Él ha querido hacerse hombre, encarnándose en una familia donde hay amor, cariño, respeto y solidaridad, nos invita a dejarnos iluminar con el Espíritu Santo y así poder discernir cual es la voluntad del Señor en nuestra vida familiar y personal. San Pablo nos invita a ser prudentes, procurando entender cuál es la voluntad de Dios. Cuando hacemos su voluntad, por encima de otras voluntades, por encima de nuestros caprichos e instintos, sabemos que tenemos un camino seguro, un horizonte definido/aunque hay otras voces no es fácil descubrir la voluntad de Dios, San Pablo nos invita a dejarnos iluminar y guiar por la voz del Espíritu Santo, que es el amor de Dios derramado en nuestros corazones (Ef 5,17-21). En los últimos números del Catecismo de la Iglesia Católica con respecto al Sacramento del Matrimonio encontramos en los números 1657 y 1658 nos reitera la necesidad de ser de nuestro hogar pequeñas iglesias domésticas: "Aquí es donde se ejercita de manera privilegiada el sacerdocio bautismal del padre de familia, de la madre, de los hijos, de todos los miembros de la familia, "en la recepción de los sacramentos, en la oración y en la acción de gracias, con el testimonio de una vida santa, con la renuncia y el amor que se traduce en obras". El hogar es así la primera escuela de vida cristiana y "escuela del más rico humanismo". Aquí se aprende la paciencia y el gozo del trabajo, el amor fraterno, el perdón generoso, incluso reiterado, y sobre todo el culto divino por medio de la oración y la ofrenda de la propia vida. Un feliz y bendecido año 2017 les desea la Comunidad Matrimonial Alegría y Equipo Realizadores Programa Hogares Nuevos

49:34 min
download Entremos en el espíritu de Navidad con alegría, amor y fe
Diciembre 24. Entremos en el espíritu de Navidad con alegría, amor y fe. Los invitamos a que de una manera muy especial entremos en el espíritu de alegría, de amor y de fe para vivir nuestra Navidad. El padre Rafael García Herreros nos invita a vivir la Navidad dejando penetrar en nuestro corazón la alegría, que inunda el espíritu cristiano por la llegada de Cristo al mundo, por la llegada del Salvador. En el evangelio de San Lucas (Lc2, 6-7) nos habla de las condiciones materiales y objetivas de las cuales nace el Mesías: la virgen María y San José no encuentran hospedaje, avanzan hacia la salida del pueblo y se alojan en un pesebre que sirve de albergue a algunos animales/parece increíble que Dios creador de todas las cosas, quiera nacer en la más extrema pobreza. Jesús siendo Dios y colmado de gloria, prefiere hacerse pequeño y vivir entre la gente sencilla para que todos puedan acercársele. Ese Dios rico en misericordia en la plenitud de los tiempos cuando todo estaba dispuesto según el plan de salvación, envió a su hijo, nacido de la virgen María para revelarnos de manera definitiva su amor. Continuamos reflexionado el Catecismo de la Iglesia Católica. En el apartado La Iglesia Doméstica, n.1656 nos dice: "En nuestros días, en un mundo frecuentemente extraño e incluso hostil a la fe, las familias creyentes tienen una importancia primordial en cuanto faros de una fe viva e irradiadora. Por eso el Concilio Vaticano II llama a la familia, con una antigua expresión, Ecclesia domestica . En el seno de la familia, "los padres han de ser para sus hijos los primeros anunciadores de la fe con su palabra y con su ejemplo, y han de fomentar la vocación personal de cada uno y, con especial cuidado, la vocación a la vida consagrada

51:10 min
download Que nuestra alegría sea en el Señor
Diciembre 17. Que nuestra alegría sea en el Señor. Estén siempre alegres en el Señor, se lo repito, estén alegres (Flp 4,4-5). El motivo de nuestra alegría es esa presencia cercana del Señor que se renueva para cada uno de nosotros. Los invitamos a que cada uno de nosotros experimente a un Jesús vivo, real, que nos acompaña y nos dice: tú no estás solo en el camino de la vida, por eso abramos nuestra mirada, nuestros oídos, nuestros sentidos de la fe, para dejar que el Señor nos hable y nos toque en lo más profundo de nuestro ser. Continuamos con la reflexión del Catecismo de la Iglesia Católica. En el n.1655 encontramos la bella invitación a las familias a ser iglesias domésticas: "Cristo quiso nacer y crecer en el seno de la Sagrada Familia de José y de María. La Iglesia no es otra cosa que la "familia de Dios". Desde sus orígenes, el núcleo de la Iglesia estaba a menudo constituido por los que, "con toda su casa", habían llegado a ser creyentes (cf Hch 18,8). Cuando se convertían deseaban también que se salvase "toda su casa" (cf Hch 16,31/11,14). Estas familias convertidas eran islotes de vida cristiana en un mundo no creyente"

47:30 min
download l saludo del Arcángel San Gabriel
Diciembre 10. El saludo del Arcángel San Gabriel. El Evangelio de San Lucas nos recuerda cual debe ser la causa de nuestra alegría, el saludo del Arcángel San Gabriel, el enviado de Dios, hay tres expresiones importantes en ese saludo: Alégrate: Para María y para todo cristiano, la irrupción de Dios en su vida y en su historia es causa de alegría/también nos hace reconocer que somos personas elegidas, escogidas porque detrás de cada vida hay una elección de Dios. Llena de gracia: Si estamos alegres es porque Dios mismo que es la gracia y con Jesús, quien se ha acercado a nosotros, estamos llenos de Dios, y María está llena de Dios, es "pura capacidad de Dios" y se abre completamente al misterio de Dios. El Señor está contigo: Se refiere a una promesa que se le hace a María/esta joven que todavía no está casada y se le anuncia que va a ser la madre del Salvador/ella quedó desconcertada y se preguntaba qué clase de saludo era ese. San Lucas nos presenta como la mujer que medita, observa y guarda todo en su corazón, es un ejemplo para nosotros en esta época de Navidad, colocando la mirada en lo central: !El Señor está con nosotros¡

51:01 min
download La apertura a la fecundidad
Diciembre 3. La apertura a la fecundidad. La fecundidad siendo unos de los bienes del matrimonio, además de la indisolubilidad y la fidelidad conyugal, es un don y una tarea indelegable el educar, formar y acompañar a los hijos en cada etapa de su vida. Encontramos en la Palabra, en la época del Antiguo Testamento, los deseos de las parejas a tener una prole numerosa. Ser padre y madre de muchos hijos era un signo de bendición divina/con todo, el autor advierte que lo importante no es la cantidad de hijos, sino la calidad de esos hijos, que al igual que sus padres, están llamados a amar y respetar al Señor y demostrarlo cumpliendo sus preceptos. (Si 16,1-14) En el Catecismo de la Iglesia Católica en el numeral 1652 nos habla al respecto: "Por su naturaleza misma, la institución misma del matrimonio y el amor conyugal están ordenados a la procreación y a la educación de la prole y con ellas son coronados como su culminación" (GS 48,1): "Los hijos son el don más excelente del matrimonio y contribuyen mucho al bien de sus mismos padres. El mismo Dios, que dijo: "No es bueno que el hombre esté solo (Gn 2,18), y que hizo desde el principio al hombre, varón y mujer" (Mt 19,4), queriendo comunicarle cierta participación especial en su propia obra creadora, bendijo al varón y a la mujer diciendo: "Creced y multiplicaos" (Gn 1,28). De ahí que el cultivo verdadero del amor conyugal y todo el sistema de vida familiar que de él procede, sin dejar posponer los otros fines del matrimonio, tienden a que los esposos estén dispuestos con fortaleza de ánimo a cooperar con el amor del Creador y Salvador, que por medio de ellos aumenta y enriquece su propia familia cada día más» (GS 50,1).

48:34 min
download La fidelidad conyugal III
Noviembre 26. La fidelidad conyugal III. Se abre un nuevo tiempo de gracia con el primer Domingo de Adviento, donde el Señor quiere seguir visitándonos, seguir obrando en medio de nosotros su pueblo, por eso lo acogemos y desde ya con toda la Iglesia le decimos: ¡Ven no tardes tanto, ven a nuestra vida, ven a nuestras familias y a nuestros corazones! En la Palabra encontramos un hermoso mensaje pastoral de San Pablo. Timoteo es llamado por él como su hijo en la fe y lo invita a que esté siempre recordando y recuperando la memoria de esa fe que Pablo le ha transmitido, manteniéndose firme y fiel en medio de la comunidad (2ª.Tm 2,11-13). Continuamos con la reflexión del Catecismo de la Iglesia Católica sobre el sacramento del matrimonio/en el apartado 1650 nos habla de la fidelidad conyugal: "Hoy son numerosos en muchos países los católicos que recurren al divorcio según las leyes civiles y que contraen también civilmente una nueva unión. La Iglesia mantiene, por fidelidad a la palabra de Jesucristo ("Quien repudie a su mujer y se case con otra, comete adulterio contra aquélla/y si ella repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio": Mc 10,11-12), que no puede reconocer como válida esta nueva unión, si era válido el primer matrimonio. Si los divorciados se vuelven a casar civilmente, se ponen en una situación que contradice objetivamente a la ley de Dios. Por lo cual no pueden acceder a la comunión eucarística mientras persista esta situación, y por la misma razón no pueden ejercer ciertas responsabilidades eclesiales. La reconciliación mediante el sacramento de la penitencia no puede ser concedida más que aquellos que se arrepientan de haber violado el signo de la Alianza y de la fidelidad a Cristo y que se comprometan a vivir en total continencia.

48:24 min
download La fidelidad del amor conyugal II
Noviembre 19. La fidelidad del amor conyugal II. En la Palabra encontramos las recomendaciones finales que hace el autor a los Tesalonicenses. En la despedida, él desea todos los bienes posibles para las personas: "Que el Dios de la paz los santifique completamente"…, la palabra santificar quiere decir apartar, consagrar, proteger del mal. Es una súplica que hace para que los santifique y los conserve íntegros en espíritu, alma y cuerpo. El hombre es una unidad entre espíritu, alma y cuerpo y en esa unidad, en esa integralidad, es una respuesta del autor a una cultura griega que menospreciaba el cuerpo. Es bueno saber que nuestra vida debe convertirse en una ofrenda de amor a Dios en esa integralidad (1aTs 5,23-24). Reanudamos nuestra reflexión del Catecismo de la Iglesia Católica sobre el Sacramento del matrimonio. En el n. 1649 nos habla sobre la fidelidad del amor conyugal: Existen, sin embargo, situaciones en que la convivencia matrimonial se hace prácticamente imposible por razones muy diversas. En tales casos, la Iglesia admite la separación física de los esposos y el fin de la cohabitación. Los esposos no cesan de ser marido y mujer delante de Dios/ni son libres para contraer una nueva unión. En esta situación difícil, la mejor solución sería, si es posible, la reconciliación. La comunidad cristiana está llamada a ayudar a estas personas a vivir cristianamente su situación en la fidelidad al vínculo de su matrimonio que permanece indisoluble.

45:05 min
download Llamados a una vida nueva en Cristo
Noviembre 12. Llamados a una vida nueva en Cristo. Todos tenemos una llamada a la perfección en el amor que se refleja en la unidad perfecta con el Señor. En la carta de San Pablo a los Romanos, nos habla de nuestra unidad con Cristo en el bautismo, que es esa alianza de amor entre Dios y cada uno de nosotros/por el bautismo fuimos sepultados con Él en la muerte, es decir, hemos sido incorporados en un proceso de unidad con Cristo en su muerte: muerte al pecado y al mal/para resucitar con Él a una vida nueva (Rm 6,4-5) Compartimos el documento “Ad resurgendum cum Christo” acerca de la sepultura de los difuntos y la conservación de las cenizas en caso de cremación. En el n. 2 nos dice: Gracias a Cristo, la muerte cristiana tiene un sentido positivo. La visión cristiana de la muerte se expresa de modo privilegiado en la liturgia de la Iglesia: «La vida de los que en ti creemos, Señor, no termina, se transforma: y, al deshacerse nuestra morada terrenal, adquirimos una mansión eterna en el cielo»[2]. Por la muerte, el alma se separa del cuerpo, pero en la resurrección Dios devolverá la vida incorruptible a nuestro cuerpo transformado, reuniéndolo con nuestra alma. También en nuestros días, la Iglesia está llamada a anunciar la fe en la resurrección: «La resurrección de los muertos es esperanza de los cristianos, somos cristianos por creer en ella»[3].

45:36 min
download La vocación a la santidad es un sí al plan de Dios
Noviembre 5. La vocación a la santidad es un sí al plan de Dios. En este mes de noviembre que hemos iniciado, la Iglesia nos invita a conmemorar la fiesta de todos los Santos y la conmemoración de los fieles difuntos. Es una memoria que la Iglesia nos propone para orar por nuestros seres que nos han precedido en el Señor y que ya están en su presencia. Por eso vamos a retomar el documento de la Iglesia Católica acerca de la sepultura de los difuntos y la conservación de las cenizas en caso de cremación. En las Bienaventuranzas, Jesús nos invita a ser felices desde nuestro sí sostenido a Dios en fidelidad, obediencia y entrega hacia los demás, en medio de nuestras dificultades y limitaciones, hay una promesa de dicha y plenitud en nuestra vida terrenal y celestial (Mt 5,1-12)

45:43 min
download La Fidelidad Conyugal
Octubre 29. La fidelidad conyugal. En la carta de San Pablo a los Efesios (Ef3, 17-19) encontramos el más profundo anhelo de toda persona, de toda pareja y de toda familia: "que Cristo habite en sus corazones por la fe"/éste es el mejor deseo y saludo que podemos dar a los demás y el deseo más intenso para nuestro ser. Cuando en una persona habita Jesucristo, su vida y su corazón cambia con un nuevo horizonte en su ser. Sólo la experiencia del amor que Cristo nos tiene puede llenar al hombre, porque su amor revela el amor de Dios. En la reflexión del Catecismo de la Iglesia Católica sobre el Sacramento del matrimonio, continuamos con el n. 1646 que nos habla de la fidelidad del amor conyugal. 1646 El amor conyugal exige de los esposos, por su misma naturaleza, una fidelidad inviolable. Esto es consecuencia del don de sí mismos que se hacen mutuamente los esposos. El auténtico amor tiende por sí mismo a ser algo definitivo, no algo pasajero. "Esta íntima unión, en cuanto donación mutua de dos personas, así como el bien de los hijos exigen la fidelidad de los cónyuges y urgen su indisoluble unidad" (GS 48,1).

46:14 min
download Lo que agrada a Dios
Octubre 22. Lo que agrada a Dios. En el libro del Eclesiástico (Ben-sirá) encontramos una serie de dichos de sabiduría popular y de la sabiduría que viene de Dios/recoge igualmente la percepción de lo que hace parte de la existencia del hombre: lo sensato, el bien, la bondad, la inteligencia. El sabio debe saberse deleitar en lo que le agrada a Dios: la fraternidad, la lealtad y la armonía entre los esposos. (Si25,1). Continuamos con la reflexión del Catecismo de la Iglesia Católica. En el n. 1644 nos habla acerca de los bienes y las exigencias del amor conyugal: "El amor de los esposos exige, por su misma naturaleza, la unidad y la indisolubilidad de la comunidad de personas que abarca la vida entera de los esposos: "De manera que ya no son dos sino una sola carne" (Mt 19,6/cf Gn 2,24). "Están llamados a crecer continuamente en su comunión a través de la fidelidad cotidiana a la promesa matrimonial de la recíproca donación total" (FC 19). Esta comunión humana es confirmada, purificada y perfeccionada por la comunión en Jesucristo dada mediante el sacramento del Matrimonio. Se profundiza por la vida de la fe común y por la Eucaristía recibida en común".

47:38 min
download Los bienes y las exigencias del amor conyugal
Octubre 15. Los bienes y las exigencias del amor conyugal. En el Evangelio de San Juan encontramos un bello signo de salvación de Jesús a sus discípulos: el lavatorio de los pies tiene un significado de entrega y ofrenda de amor/sabiendo Jesús que ya le llegaba la hora para pasar de este mundo al Padre, después de haber amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo. Jesús nos está dando una lección y un desafío de amor, su proyecto de vida se mantiene hasta el final porque toda su vida es una ofrenda de amor. (Jn13,1). Seguimos en la reflexión del Catecismo de la Iglesia Católica, en el n.1643 encontramos Los bienes y las exigencias del amor conyugal: "El amor conyugal comporta una totalidad en la que entran todos los elementos de la persona —reclamo del cuerpo y del instinto, fuerza del sentimiento y de la afectividad, aspiración del espíritu y de la voluntad—/mira una unidad profundamente personal que, más allá de la unión en una sola carne, conduce a no tener más que un corazón y un alma/exige la indisolubilidad y la fidelidad de la donación recíproca definitiva/y se abre a fecundidad. En una palabra: se trata de características normales de todo amor conyugal natural, pero con un significado nuevo que no sólo las purifica y consolida, sino las eleva hasta el punto de hacer de ellas la expresión de valores propiamente cristianos"

46:22 min
download La gracia del Sacramento del Matrimonio
Octubre 8. La gracia del Sacramento del Matrimonio. El Señor Jesús siempre llama a la puerta de la familia, para compartir con Él la cena Eucarística/allí los esposos pueden volver siempre a sellar la alianza pascual que los ha unido y que refleja la alianza que Dios selló con la humanidad en la Cruz (Ap.3, 20-21). Continuamos en la reflexión del Catecismo de la Iglesia Católica sobre el Sacramento del matrimonio. En el n. 1641 encontramos el apartado "La gracia del Sacramento del Matrimonio": "En su modo y estado de vida, los cónyuges cristianos tienen su carisma propio en el Pueblo de Dios". Esta gracia propia del sacramento del Matrimonio está destinada a perfeccionar el amor de los cónyuges, a fortalecer su unidad indisoluble. Por medio de esta gracia "se ayudan mutuamente a santificarse en la vida conyugal y en la acogida y educación de los hijos"

47:12 min
download De las espadas forjarán arados; de las lanzas, hoces (Is 2,1-5)
Octubre 1. De las espadas forjarán arados/de las lanzas, hoces (Is 2,1-5) Monseñor Luis Augusto Castro, Arzobispo de Tunja y presidente de la Conferencia Episcopal nos invita a entender un poco más lo que se está viviendo en el país, porque ha habido signos muy hermosos y muy importantes de un camino nuevo que se quiere ensayar: una Colombia reconciliada que sea capaz de superar esas décadas de guerras, de odios y muertes entre los mismos hermanos, porque somos parte de una misma familia. El sueño y el anhelo también de Dios es que haya una nación nueva, un mundo nuevo. También Isaías se preocupa por el tema de la paz, que no es la simple ausencia de guerra, sino la oportunidad que todos deben tener para vivir bien, comenzando por el derecho a tener un trabajo. La figura de las lanzas convertidas en instrumentos de trabajo hace ver que un pueblo no es más poderoso o importante por su gran ejército, sino por las oportunidades que dé para que sus gentes puedan satisfacer en paz todas sus necesidades, para lo cual no es necesaria la guerra (Is 2,1-5) De una manera muy sabia la Iglesia nos invita a defender la paz, con unas claves que nos ayudan a iluminar y entender que el tema de la paz es un tema vinculante con nuestro testimonio y con nuestra fe y siempre es y será una buena noticia para la Iglesia, para la sociedad y para el mundo. (CIC 2302 y siguientes)

46:41 min
download Los efectos del sacramento del matrimonio
Septiembre 24. Los efectos del sacramento del matrimonio. En el libro de Tobías, encontramos una bella historia de una joven pareja que enfrentan una serie de dificultades para realizar sus vidas en su matrimonio. Ellos tienen miedos y temores para unir sus vidas, pero la presencia de un Arcángel muy cercano los invita a pensar en su futuro, con la promesa y la seguridad que Dios los acompañará en su existencia. (Tb 6,16-19). Seguimos reflexionando el Catecismo de la Iglesia Católica en el apartado 1638: Del matrimonio válido se origina entre los cónyuges un vínculo perpetuo y exclusivo por su misma naturaleza/además, en el matrimonio cristiano los cónyuges son fortalecidos y quedan como consagrados por un sacramento peculiar para los deberes y la dignidad de su estado.

48:38 min
download Dichoso el que teme al Señor
Septiembre 10. "Dichoso el que teme al Señor" (Salmo 128) El ideal de toda pareja y de toda familia cuando comparte la fe, es el ser capaces de vivir una comunión más profunda, donde se puede integrar la vida diaria, el trabajo, las luchas y los esfuerzos/y esa vivencia se convierte en una "ofrenda de amor" al Padre. En la Exhortación Apostólica post sinodal "Amoris Laetitia" en el numeral 228 nos dice respecto a los matrimonios mixtos y disparidad de cultos: Es posible que uno de los dos cónyuges no sea bautizado, o que no quiera vivir los compromisos de la fe. En ese caso, el deseo del otro de vivir y crecer como cristiano hace que la indiferencia de ese cónyuge sea vivido con dolor. No obstante, es posible encontrar algunos valores comunes que se puedan compartir y cultivar con entusiasmo. De todos modos, amar al cónyuge incrédulo, darle felicidad, aliviar sus sufrimientos y compartir la vida con él es un verdadero camino de santificación. Por otra parte, el amor es un don de Dios, y allí donde se derrama hace sentir su fuerza transformadora, de maneras a veces misteriosas, hasta el punto de que «el marido no creyente queda santificado por la mujer, y la mujer no creyente queda santifica por el marido creyente» (1 Co 7,14). En este programa nos acompaña el padre Wilmer Daza de la parroquia Nuestra Señora del Pilar en Dallas (Texas).

47:59 min
download Tú, mujer, quizás salves a tu marido; tú, hombre, quizás salves a tu mujer
Septiembre 3. Tú, mujer, quizás salves a tu marido/tú, hombre, quizás salves a tu mujer (1ª.Cor 7,16) Este texto de San Pablo, es también una promesa para nosotros. Con nuestro compromiso personal con Dios, con nuestra fe y confianza en Él, nos convertimos en ministros y portadores de santificación de nuestra pareja y de nuestros hijos. Continuamos reflexionando el Catecismo de la Iglesia Católica sobre los matrimonios mixtos y disparidad de cultos. En el n.1635 nos dice: Según el derecho vigente en la Iglesia latina, un matrimonio mixto necesita, para su licitud, el permiso expreso de la autoridad eclesiástica (cf CIC can. 1124). En caso de disparidad de culto se requiere una dispensa expresa del impedimento para la validez del matrimonio (cf CIC can. 1086). Este permiso o esta dispensa supone que ambas partes conozcan y no excluyan los fines y las propiedades esenciales del matrimonio: además, que la parte católica confirme los compromisos –también haciéndolos conocer a la parte no católica– de conservar la propia fe y de asegurar el Bautismo y la educación de los hijos en la Iglesia Católica (cf CIC can. 1125)

23:41 min
download Familia: transmisora de la fe, amor y fidelidad a Dios
Agosto 27. Familia: transmisora de la fe, amor y fidelidad a Dios. Como buen padre, Tobit recomienda a su hijo una vida ejemplar. Podríamos decir que le transmite una especie de testamento espiritual que gira en torno a los deberes que un buen israelita debe realizar: deberes de buen hijo/la práctica de la honradez/la práctica de la limosna/otras relaciones con el prójimo/lo referente al matrimonio y la búsqueda de la sabiduría (Tb. 4, 12) Seguimos con la reflexión del Catecismo de la Iglesia Católica sobre el Sacramento del Matrimonio. La Iglesia si se abre a los matrimonios mixtos y disparidad de cultos. Pero nos recuerda que "exige una atención particular de los cónyuges y de los pastores. El caso de matrimonios con disparidad de culto (entre católico y no bautizado) exige aún una mayor atención." (n.1633)

45:36 min
download Descubriendo el valor de la pareja
Agosto 20. En el Libro del Génesis, Dios ha pensado al ser humano en pareja precisamente para la comunión, para la complementariedad, para la generación. Y esto es un bien de la primera pareja en el paraíso (Gn.2, 18) y un bien al comienzo de la historia de la humanidad. La familia según el designio de Dios es un bien para la sociedad y se convierte en "patrimonio de la humanidad" El Papa Francisco en la Exhortación Apostólica La Alegría del amor, nos da algunas pautas sobre lo que debe incluir una educación sexual sana e integradora: La educación sexual debería incluir también el respeto y la valoración de la diferencia, que muestra a cada uno la posibilidad de superar el encierro en los propios límites para abrirse a la aceptación del otro. Más allá de las comprensibles dificultades que cada uno pueda vivir, hay que ayudar a aceptar el propio cuerpo tal como ha sido creado, porque «una lógica de dominio sobre el propio cuerpo se transforma en una lógica a veces sutil de dominio sobre la creación [...] También la valoración del propio cuerpo en su femineidad o masculinidad es necesaria para reconocerse a sí mismo en el encuentro con el diferente. De este modo es posible aceptar gozosamente el don específico del otro o de la otra, obra del Dios creador, y enriquecerse recíprocamente» Sólo perdiéndole el miedo a la diferencia, uno puede terminar de liberarse de la inmanencia del propio ser y del embeleso por sí mismo. La educación sexual debe ayudar a aceptar el propio cuerpo, de manera que la persona no pretenda «cancelar la diferencia sexual porque ya no sabe confrontarse con la misma

47:19 min
download Varón y mujer: Así nos hizo Dios
Agosto 13. Por primera vez, las familias colombianas sin distinción política ni religiosa, han salido a las calles a decir que no están de acuerdo con una imposición ideológica del Fondo de Población de las Naciones Unidas en los manuales de convivencia de las instituciones educativas, cuyas cartillas tienen criterios que no corresponden a los valores y tradiciones cristianas. Las familias colombianas ratificaron su derecho a escoger la educación de sus hijos. El Papa Francisco en la Exhortación Apostólica La Alegría del Amor, en el n. 35 nos invita a las familias de aportar sus propios valores y principios ante la sociedad: "Los cristianos no podemos renunciar a proponer el matrimonio con el fin de no contradecir la sensibilidad actual, para estar a la moda, o por sentimientos de inferioridad frente al descalabro moral y humano. Estaríamos privando al mundo de los valores que podemos y debemos aportar. Es verdad que no tiene sentido quedarnos en una denuncia retórica de los males actuales, como si con eso pudiéramos cambiar algo. Tampoco sirve pretender imponer normas por la fuerza de la autoridad. Nos cabe un esfuerzo más responsable y generoso, que consiste en presentar las razones y las motivaciones para optar por el matrimonio y la familia, de manera que las personas estén mejor dispuestas a responder a la gracia que Dios les ofrece"

46:22 min


No solo parejas, también familias!